El Legaltech, un aliado para cumplir con la normativa de protección de datos


El Legaltech, un aliado para cumplir con la normativa de protección de datos


La protección de datos personales e información sensible es un pilar fundamental para el mantenimiento de la reputación organizacional y la rentabilidad de cualquier negocio. Así lo avalan los datos estadísticos:

  • El 87% de las empresas considera prioritaria la seguridad de la información.

  • Las multas en supuestos de incumplimiento del RGPD pueden alcanzar el 4% de la facturación de la compañía. Además, el 57% de sus clientes estarían dispuestos a emprender acciones legales si consideran que su privacidad se ha visto vulnerada.

  • En contraste, el 42% de los abogados de empresa (in-house) no han podido dar respuesta ante cuestiones legales sobre otras jurisdicciones en materia de protección de datos.

Además, los cambios en el marco regulatorio internacional en la materia obligan a las empresas a implementar cambios en sus procesos al objeto de evitar multas y sanciones por incumplimiento. Si hace solo una década apenas 30 países había legislado en materia de protección de datos, hoy son más de 120 jurisdicciones las que cuentan con una regulación específica adaptada a la realidad de un entorno globalizado.

Ante este nuevo paradigma, las empresas más innovadoras requieren de soluciones tecnológicas LegalTech que les ofrezcan la máxima seguridad en materia de protección de datos a la hora de llevar a cabo operaciones jurídicas relacionadas con negocios internacionales. Dicha necesidad se incrementa en plena era de la transformación digital, una realidad que está generando en las empresas una profunda revisión y cambio.


Exigencias legales para los abogados

Los abogados, tanto de despacho como de empresa se enfrentan a las nuevas exigencias legales derivadas de la aplicación efectiva desde el pasado 25 de mayo de 2018 del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), con independencia de la posición en que se encuentren: como responsable del tratamiento, como encargado del tratamiento, como asesor legal externo en RGPD o como Data Protección Officer (DPO). El nuevo marco jurídico genera por tanto riesgos, que se pueden materializar en infracciones con sus correspondientes sanciones, e incluso el riesgo de incumplimiento de contratos de responsabilidad civil. Pero también genera oportunidades, entre las que cabe destacar las laborales y una mejora de los procedimientos.

Por tanto, los abogados no son ajenos a la transformación digital a la que estamos asistiendo y requieren de las empresas que desarrollan soluciones tecnológicas para su trabajo diario, que dichas herramientas les garanticen el total cumplimiento de sus obligaciones en materia de protección de datos.

La adaptación del abogado al teletrabajo