La adaptación del abogado al teletrabajo


La adaptación del abogado al teletrabajo

El teletrabajo como nueva forma de desempeñar la labor jurídica propia de los abogados tiene sin lugar a dudas sus ventajas, pero también sus inconvenientes, y la forma apresurada y repentina en la que esta forma de trabajar se ha impuesto en despachos y departamentos jurídicos, obliga a reflexionar sobre cuáles deben ser los hábitos del abogado que se encuentra teletrabajando, a fin de gestionar la mejor posible los riesgos inherentes al mismo (estrés laboral, desconexión y soledad respecto al equipo, etc.).

En este sentido, el abogado debe:

  • Planificar el teletrabajo. Hemos pasado de un teletrabajo prácticamente inexistente a un teletrabajo a tiempo completo, sin el necesario tiempo de planificación del mismo. Hemos de aprender a gestionar nuestras competencias digitales a medida que desarrollamos el teletrabajo, mejorar nuestra adaptación al trabajo en nuestros domicilios, así como la relación con compañeros y clientes.
  • Ejercer el derecho a la desconexión digital. Hemos de marcar una jornada laboral, que puede ser flexible, pero que debe estar determinada dentro de unos márgenes a fin de que respetemos los adecuados tiempos de descanso. Por ello no es conveniente revisar correos, ni atender llamadas fuera de la jornada laboral. Tampoco es conveniente permanecer “disponible” en todo momento. Por otro lado, no debe desatenderse tampoco la formación, y más en una profesión, como la jurídica, con permanente necesidad de actualización de conocimientos.

Además, entre las medidas a adoptar por los despachos en relación con el teletrabajo de sus profesionales podemos citar:

  • Establecer procedimientos para comunicarse con empleados en teletrabajo.
  • Generar un procedimiento claro de gestión y supervisión de los trabajadores.
  • Proporcionar autonomía suficiente para que los abogados planifiquen y prioricen las tareas a fin de lograr el cumplimiento de los objetivos del despacho o departamento jurídico in house.
  • Diseñar adecuadamente tiempos de trabajo del equipo de abogados, evitando la multitarea y las interrupciones constantes en el desarrollo de la actividad.
  • Poner a disposición de los abogados herramientas para interactuar con clientes y compañeros (plataformas de video-conferencias, chats, foros, etc..) de forma que se facilite la interrelación entre el equipo y con el cliente, y que éste último pueda acceder a contactar con los abogados a través de canales preestablecidos.
  • Celebrar reuniones periódicas con los trabajadores en teletrabajo para informarle sobre la marcha de la compañía y las novedades referentes a la empresa o a su puesto de trabajo en concreto.
La adaptación del abogado al teletrabajo